Anuncios

La obesidad acelera la cirrosis


Los investigadores de los Estados Unidos y Europa que participan en un estudio multicéntrico han determinado que el índice de masa corporal (IMC) es un predictor independiente de descompensación clínica en pacientes con cirrosis , independientemente de la presión portal y la función hepática.

Los hallazgos sugieren que la obesidad acelera la progresión de la cirrosis y las medidas para reducir el índice de masa corporal puede mejorar el pronóstico de los pacientes con enfermedad hepática avanzada.

Los detalles del estudio están disponibles en la edición de agosto de Hepatology , una revista publicada en nombre de la Asociación Americana para el Estudio de Enfermedades Hepáticas.

Estudios anteriores han demostrado que la obesidad es una causa frecuente de enfermedad hepática crónica que puede progresar a cirrosis, y un estudio estima que el 17% de la cirrosis hepática se debe a exceso de peso corporal . Estudios posteriores encontraron menores tasas de supervivencia entre los pacientes con cirrosis causada por la obesidad relacionada con la enfermedad de hígado que de cirrosis viral. “Dada la evidencia previa de los efectos perjudiciales de la obesidad en la enfermedad crónica del hígado, la hipótesis de que el aumento del IMC puede aumentar el riesgo de la transición de compensación a la cirrosis descompensada “, dijo la Dra. Guadalupe García-Tsao, profesor de medicina en Yale University School of Medicine.

El equipo de investigación reclutó a 161 pacientes con cirrosis compensada de un ensayo de betabloqueantes utilizados para la prevención de varices. Los participantes fueron seguidos hasta su descompensación clínica (ascitis, encefalopatía hepática o hemorragia por várices) se produjo, o hasta septiembre de 2002. Las pruebas de laboratorio y la presión portal, evaluado por el gradiente de presión venosa hepática, se llevaron a cabo. El análisis del IMC mostró que el 29% de los participantes se encontraban en rango normal, el 40% tenía sobrepeso y el 30% eran obesos. Los sujetos del estudio fueron seguidos durante una media de 59 meses.

Descompensación de la cirrosis (es decir, el desarrollo de ascitis, hemorragia por varices o encefalopatía hepática) se observó en mayor proporción en los pacientes en el extremo superior del índice de masa corporal-el 31% de sobrepeso y el 43% de los pacientes obesos, en comparación con sólo el 15% de los pacientes con IMC normal. Los investigadores observaron que la probabilidad de desarrollar descompensación clínica fue significativamente mayor en pacientes con índice de masa corporal anormal. “Los pacientes que tienen sobrepeso o son obesos tienen un mayor riesgo de acelerar la progresión de la cirrosis”, concluyó la Dr. García-Tsao. “La reducción de peso puede mejorar los resultados de los pacientes en esta población de alto riesgo”.

Anuncios

Acerca de Dr. Gustavo Braslavsky

Subjefe del Programa de Trasplante del Htal Dr Cosme Argerich. Buenos Aires.

Publicado el 13 septiembre, 2011 en Cirrosis, Higado graso y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: